portada-encurtidos¿Eres de los que disfrutas con sabores fuertes, salados o picantes? ¿Eres de esos románticos que cierra los ojos cuando percibe el olor del vinagre de una “banderilla” o un boquerón? Entonces eres un fanático de los encurtidos, las salazones, las conservas y demás.

Encontrar los vinos adecuados para estos alimentos puede resultar complicado debido a sus sabores peculiares. Queremos romper tópicos. Mezclar dulces y salados, ácidos y amargos y vencer las fronteras geográficas uniendo territorios a través de un maridaje.

1. Aceituna Machacada con Manzanilla

1-aceitunas

Fuente: agendadecultivos

A diferencia de las aceitunas enteras, las machacadas adquieren sabores más intensos durante el proceso de aliñado. La receta del aliño varía de unas regiones a otras, pero de manera general lleva: hierbas aromáticas como el tomillo y el orégano, hojas de laurel, ajo y limón. El vino Manzanilla, uno de los más particulares y diferentes del mundo, encaja perfectamente con estas aceitunas gracias a sus aromas envolventes y notas salinas.

2. Mojama de atún de aleta roja con Verdejo

2-mojama-de-atún

Fuente: cocinatis

Las particularidades de esta mojama son el tipo de atún, el intenso sabor marino que obtiene durante el proceso de salado y el sabor del pescado azul que conserva después. Justo antes de consumirla se puede rociar con unas gotas de aceite de oliva virgen que suaviza el sabor y potencia aromas salados. La excelente acidez de los vinos elaborados con la variedad Verdejo y sus matices frutales ensamblan muy bien con esta conserva.

3. Huevas de merluza con Cava

3-huevas-de-merluza

Fuente: valkicocina

Se trata de un conjunto de huevos de merluza preparados como una masa. Posteriormente se ahuman y desecan para servirlas como aperitivo cortadas en lonchas. Viendo el modo de elaboración de este alimento podemos hacernos una idea anticipada sobre su fuerte sabor marino. A la vez tiene la cálida textura de la harina en la boca. El vino elegido para las huevas de merluza es el Cava. Dicen de él que es la “bebida que va con cualquier tapa” y es que su sabor seco lo hace agradable, fácil de beber y maridar.

4. Salmón ahumado con Moscatel

4-salmon-ahumado

Fuente: pixabay

Esta combinación es una de nuestros clásicos. Ya hablamos de la perfecta armonía que existe entre la grasa y el ahumado del salmón con los vinos elaborados con uva Moscatel en los “10 maridajes perfectos para 10 vinos blancos”. Una buena forma de romper el mito de que los vinos dulces son para el postre, es probando este maridaje en los entrantes. ¡Os animamos a probarlo!

5. Mejillones escabechados con Vermut

5-mejillones-escabechados

Fuente: alacartaparados

Esta es una de las conservas más tradicionales pero se reinventa cada día gracias al maridaje. El sabor especiado del Vermut y sus notas golosas, ligan muy bien con los moluscos. Cuando probéis este maridaje no os olvidéis de mojar un poco de pan en el escabeche ¡Delicioso!

6. Banderilla de anchoa y boquerón con Fino

6-banderillas-anchoas

Fuente: huffingtonpost

¿Hay algo más “cañí” que una banderilla? Esta tapa llena nuestros bares, terrazas de verano y reuniones caseras de amigos. Nos encanta su sabor sabroso mezcla de sal, aceite y vinagre. El vino Fino, generoso, seco y ligero, de aroma punzante y almendrado soporta muy bien el intenso sabor de este aperitivo.

7. Berenjena de Almagro con Oloroso Seco

7-berenjenas-almagro

Fuente: gastroquixotes

Cada vez está más presente de forma habitual como aperitivo la berenjena rellena. Popurrí de sabores carnosos de vegetales intensos aderezados con el acompañante universal de los encurtidos: el vinagre. Para esta mezcla que rellena la boca con cada mordisco, ¿Qué mejor que un Oloroso Seco? Limpia la boca en cada sorbo y nos prepara para el siguiente, creando una armonía de sabores y olores que no pasa desapercibida.

8. Sardinas prensadas con Mencía

8-sardinas-prensadas

Fuente: pixabay

Si al leer sardinas prensadas has pensado en una tienda de ultramarinos «de las de toda la vida», es que recuerdas ese olor tan sumamente característico. Mezcla de salado con el sabor fuerte de la carne del pescado azul. Para este sabroso bocado hace falta un trago contundente: vino tinto de Mencía. Astringente e intenso que acompaña con rigor al sabroso devenir de la sardina.

¡Os animamos a probarlo y compartir con nosotros vuestra opinión!

 

Fuente foto portada: pixabay



Vinopack Newsletter