¿Pueden los ciclos lunares afectar al sabor del vino? ¿Sería posible organizar catas de vino en los días dictados por el calendario lunar? ¿Qué sensaciones proporciona el vino en los días de «fruta»?

Os proponemos conocer el «Universo» del vino asociado a la astronomía, sus antecedentes, influencia y su puesta en práctica en la elaboración y en la cata, a través de sus correspondientes calendarios cósmicos.

luna-vinoFuente: slworking2

Por medio de los enlaces accederás a una información más detallada, con gráficos e imágenes.

Vinos al compás de la luna

La elaboración de estos vinos, se realiza en armonía con los ciclos del Sol, la Luna y las estrellas. Criadas en cepas bajas con fertilizantes naturales y siguiendo los ritmos marcados por los astros, encontramos las viñas de Dionisos, La bodega de las estrellas. El vino integra las percepciones que originariamente viven en el terruño donde crece la viña, su forma de cultivo, la agricultura biológica, los procesos artesanales de elaboración y finalmente las influencias que el vino como elemento vivo percibe del Cosmos. Al referirnos a este tipo de vinos naturales se están ofreciendo herramientas para desarrollarlos y dando al consumidor a través del Calendario de Catas otra forma de entenderlos y acercarse a ellos.

Mediante el uso del Calendario Cósmico, se eligen los mejores días según sus influencias, para los trabajos del viñedo y de bodega. Para comprender los efectos del Cosmos, se escoge el sistema Geocéntrico, por ser la Tierra el centro de recepción de estos fenómenos.

Los ciclos lunares y sus efectos

El cambio de la posición de la Luna con respecto del Sol, da lugar a las distintas fases lunares: Llena, Menguante, Nueva y Creciente. Cada fase determinada por la rotación lunar y la posición del Sol, influye en la celeridad de los procesos. 

Luna Creciente – implica procesos acelerados, por ejempo, movimiento de savia o fermentaciones más rápidas.
Luna Menguante – procesos pausados. 

El ritmo trazado por la Luna en su desplazamiento, «ascendente» y «descendente«, también es vinculante a los fluidos, la savia y los procesos biológicos, activándose o subiendo en «ascendente» y ralentizándose o bajando en «descendente».

Y finalmente, tendremos en cuenta el ritmo Sideral o de desplazamiento, producido por el efecto de la constelación zodiacal. La Luna pasa a través de sus ciclos por las diferentes constelaciones que se agrupan en 4 elementos: «Tierra«, «Fuego«, «Agua» y «Aire«, y su paso por los distintos grupos zodiacales con sus diferentes tendencias.

tabla-luna

Calendario de Catas con los Cuatro Elementos

Para completar el recorrido por los astros y su influencia en el vino, la mejor forma de hacerlo, es a través de la cata vinculada a un calendario que nos permite conocer bajo que influencia se produce el descorche de la botella y apreciar los contrastes en las sensaciones que nos transmiten los vinos, permitiendo adaptar el momento al del proceso de elaboración de cada uno de ellos. Puedes descargar el calendario para este año en este pdf.

La biodinámica y los ritmos del universo

Calendario cósmico

Rudolf Steiner propulsor de la agricultura biodinámica con sus preparados homeopáticos y María Thun con su calendario, adaptaron las prácticas agrícolas a los ciclos de los planetas y las estrellas, indicando la estrecha relación entre las fuerzas cósmicas y el crecimiento de las plantas.

El calendario biodinámico regula las distintas tareas agrícolas desde la siembra, la poda hasta la cosecha, y clasifica los días más adecuados para realizarlas. Categorías relacionadas con la influencia de la Luna y las estrellas en los ritmos naturales de la Tierra y que representan el momento óptimo para una etapa particular en el crecimiento de la vid: 

Días de fruta: los mejores días para la cosecha  
Días de raíz: los adecuados para la poda
Días de flor: dejar sola para que produzca el fruto  
Días de hoja: agua para la vid

La base para establecer estos días, depende de los movimientos de la luna y su paso por las 12 constelaciones. Cada constelación se encuentra asociada a un elemento; agua, tierra, aire y fuego, y cada uno de estos elementos afecta a una parte de la planta:

el agua – a las hojas                        la tierra – a las raíces
el airea las flores                         el fuego – a la fruta

Calendario consumo del vino

Aplicando esta teoría al consumo del vino, conseguimos un calendario de fechas óptimas

Días de fruta, son los días de la Luna en cualquiera de los signos de fuego, (Aires, Leo, Sagitario). Favorece y potencia el equilibrio, armonía y matices frutales de los vinos. Son los días más óptimos para degustar los caldos.

Días de flor, son los días de la Luna en cualquiera de los signos de aire, (Géminis, Libra, Acuario). Favorece la cata de vinos más aromáticos, delicados y florales. Son días más neutrales en términos de sabores.

Días de hoja, son los días de la Luna en cualquiera de los signos de agua, (Piscis, Cáncer, Escorpio). En estos días la planta se centra en la producción de clorofila, y aunque potencian los matices vegetales de los vinos, no es un buen día para la cata, pero sí puede serlo para ciertos vinos blancos. 

Días de raíz, son los días de la Luna en cualquiera de los signos de tierra, (Capricornio, Tauro, Virgo). Potencia los sabores taninos y las notas frutales desaparecen. Se considera un mal día para la cata.

Y cuando se desaconseja el consumo total de vino, es en la fase de nodo lunar.  

 

* Más información en los siguientes enlaces:

labodegadelasestrellas.com
biodinamicaactiva.com
biodinamica.es
news.bbc.co.uk
telegraph.co.uk
vin-biodynamique.com