Se suele decir que “del uno de diciembre en adelante, el invierno ya es constante” y nuestra cocina se prepara para combatir el frío con la mejor de sus armas: la cuchara. La gastronomía española, variada y llena de contrastes, tiene todo un recetario para conquistar paladares. Te proponemos unas atrevidas propuestas de maridajes con diferentes variedades de uva.

 

1. Cocido montañés Verdejo sobre lías

cocido-montañezFoto: rikyphoto

Plato típico de Cantabria perfecto para los días más duros del invierno. Siguiendo la receta tradicional sus ingredientes principales son: carne, jamón, chorizo, morcilla, alubias y, como no, la berza. El maridaje elegido para acompañar esta comida es un verdejo sobre lías; de acidez suave, frutal y con un buen final que limpia de grasa las papilas gustativas y ayuda al estómago a realizar la digestión.

2. Fabada asturiana con Cava de Xarello y Parellada

fabada-asturianaFoto: mundorecetas

Este es uno de esos platos que pruebas por primera vez y jamás olvidas su aroma y su sabor. La faba asturiana, sabrosa y cremosa, con el compango y el toque de pimentón hacen que sea una sencilla delicia al alcance de todos. Es un plato difícil de maridar y casi una elección personal. Los vinos tintos no tienen porqué ser la mejor opción y los blancos podrían pasar desapercibidos. ¿Y si probamos con un cava? Si es reserva mucho mejor. Puede aportar frescura, suavizar el plato y las burbujas pueden preparar la boca para la siguiente cucharada.

3. Cocido madrileño con Mencía

cocido-madrileñoFoto: loveisinthefood

Este guiso tiene como ingrediente principal el garbanzo, pero también están presentes las verduras, la carne y el tocino de cerdo. La forma de servirlo es lo que se conoce como “vuelcos”, separando sus ingredientes. Maridar un plato servido en tres tiempos con diferentes texturas y alimentos puede llegar a ser complicado. Una elección muy apropiada es el maridaje con la variedad Mencía; vinos equilibrados, aromáticos y aterciopelados para combinar el suave sabor del garbanzo y las verduras y la grasa animal de la carne.

4. Escudella catalana con Garnacha

escudella-catalanaFoto: barcelonaguidebureau

Este plato típico de Cataluña tiene todo lo necesario para combatir el frío. Carne, verdura, legumbres y pasta; no falta de nada en esta sabrosa olla. Encontramos muchos sabores y texturas diferentes. El vino elegido para acompañar esta comida requiere un equilibrio entre la acidez, el alcohol, la fruta y la evolución. Quizás la elección más acertada sea un vino con crianza elaborado con garnacha. Una uva aromática e intensa, con carácter y el toque de madera justo para combinar sus notas frutales con la verdura, la legumbre y el roble con todo el sabor de la carne. Sensaciones distintas en cada bocado.

5. Lentejas castellanas con Cabernet Sauvignon

lentejas-con-chorizoFoto: annarecetasfaciles

Esta legumbre milenaria es una de las reinas de la cocina. Con su textura mantecosa y suave dan lugar a uno de los platos de cuchara más sencillos y consumidos. En su versión más auténtica su elaboración incluye tocino, chorizo o hueso de jamón por lo que es un plato que soporta un vino contundente. Los vinos elaborados con Cabernet Sauvignon pueden ser muy interesantes gracias a su alta tanicidad y toques especiados conservando siempre la carga frutal.

6. Marmitako de bonito con Trepat

marmitako-de-bonitoFoto: cocinillas

El marmitako es un plato típico del País Vasco, sobre todo de zonas costeras. Consiste en un guiso de bonito del norte aderezado con tomate, cebolla, pimiento y patatas. La clave es que resulte más picante y fuerte que soso y que el bonito siempre quede jugoso. La correcta armonía puede ser uniendo un tinto elegante con el sabor del pescado azul. La uva trepat da lugar a magníficos rosados; afrutados, finos agradables y con una graduación alcohólica moderada, justo para acompañar el bonito y complementar con las patatas y la salsa.

7. Sopa castellana con Tempranillo

sopas-castellana-Fuente: sanpasqualskitchen

Esta receta de ayer y hoy es una de las más famosas y humildes de la gastronomía española. ¿Quién no tiene a mano siempre sus sencillos ingredientes? Unos dientes de ajo, pan duro, huevo, jamón, pimentón dulce y aceite de oliva son todo un manjar de reyes cuando se cocinan bien. Un vino tinto puede ser un buen compañero de ese plato. La variedad tempranillo da lugar a vinos estructurados, frutales y envolventes, con matices especiados; encaja perfectamente con la textura y sabor de esta sopa.

8. Arroz caldoso con ternasco de Aragón y borrajas con Syrah

arroz-caldosoFoto: cucharaespanola

La cuchara aragonesa ha sabido fusionar los mejores ingredientes de la tierra en esta fantástica receta de invierno. Podemos degustar de un modo único la carne de cordero con la untuosidad del arroz bomba. La armonía más adecuada ofreciendo además un contraste puede ser con la variedad Syrah. Vigoroso, de acidez elevada y potentes taninos que ensamblan con los sabores grasos del cordero.

9. Rape Rusadir con Monastrell

rapes-rusadirFoto: cucharaespanola 

Este plato de pescado semigraso, nos ofrece una gran variedad de sabores aparte de las verduras típicas de un guiso, mezclas de comino, azafrán, y ñora que dan un toque sabroso al rape y sus aderezos. Para refrescar la boca, podemos maridar con un rosado de uva Monastrel, que tiene potencia y sabores de frutas rojas sin llegar a la contundencia, haciendo una combinación perfecta para disfrutar tanto el vino como el plato.

10. Sopa o Mojo de patatas extremeña con Eva

mojo-de-patatasFoto: lajatera.com

Antiguamente y durante muchos años la sopa de patatas ha sido el alimento diario de la gente de campo, sirviendo tanto de comida como de cena. Hoy es uno de esos platos que nos gusta preparar para comer en los días más fríos. El ingrediente principal en la receta original es la patata; no suele llevar carne. Entre sus ingredientes también se encuentra el pimiento y el pimentón por lo que un maridaje con un vino tinto o rosado puede que nos desagrade cuando los taninos entran en juego. Los vinos blancos elaborados con la variedad Eva, pueden ser interesantes gracias a su escasa acidez y potencia alcohólica con un toque goloso que deleita al paladar.

La armonía perfecta entre el vino y la comida es una experiencia libre e individual. El mejor vino es el que más te gusta y su maridaje es variable. Arriésgate, descubre y experimenta. Encuentra tu mejor combinación.

 

Fuente foto portada: ÓscarFH



Vinopack Newsletter