Existen áreas geográficas donde parece imposible cultivar la vid y producir buen vino, sin embargo, es en estos terrenos de tan difícil acceso donde encontramos viñedos que demuestran toda su fuerza en aprovechar de la poca tierra fértil entre montañas, rocas y mar, ofreciéndonos panoramas espectaculares.

El vino que en estas zonas se produce se dice “extremo” y es la demostración de la pasión y de la tenacidad de algunos enólogos por su trabajo, que enfrentándose a condiciones adversas y llevando a cabo vendimias realmente “heroicas” realizan vinos extraordinarios, llenos de historia y de carácter, particularmente apreciados por su rareza.

En estas regiones se cultivan principalmente vides autóctonas, o solo en parte integradas con variedades internacionales, y sus vinos se caracterizan por aromas y notas de gusto totalmente peculiares e irrepetibles. Para poder denominarlo como vino extremo, según la definición del Cervim – centro de investigación sobre la viticultura de montaña, la ubicación de los viñedos tiene que respetar por lo menos alguna de las siguientes condiciones: altitud media superior a los 500 metros, inclinación mayor al 30%, distribución del viñedo en terrazas o escalones, o ser cultivo en pequeñas islas.

1. Côte Vermeille, Francia

vp-extemos-cote-vermeillebanyuls l’étoile

Es la región francesa de los pirineos orientales, cerca de la frontera española, aquí lo viñedos se desplazan en bancales hacia el mar. El vino Banyuls AOC es típico de esta zona, un vino dulce y licoroso, color granate.

2. Valle D’Aosta, Italia

vp-extemos-valle-d-aostafisarmilano

Esta es la región con los viñedos más altos de Europa, si pensamos que el Monte Blanco alcanza los 4810 metros de altura, podemos imaginar como aquí la vendimia es casi un desafío de alpinismo.

3. Tenerife, España

vp-extemos-tenerifebodegasmonje

Siempre ha sido difícil el cultivo de la vid en esta isla, sin embargo, el terreno volcánico ha salvaguardado las plantas de la temible filoxera, por lo que de las vides autóctonas se consiguen vinos de personalidad y carácter únicos.

4. Vallay, Suiza

vp-extemos-vallayjrgermanier

En este paisaje típico de montaña, el cultivo de la vid es una tradición centenaria gracias al particular microclima favorable.

5. Isla de Samos, Grecia

vp-extemos-isla-samosgreece-is

En esta pequeña isla de Grecia se cultiva vid desde la antigüedad. Aquí, donde nació Pitágoras, el terreno es muy fértil y apto al cultivo, a los 800 metros de altitud de los viñedos las vistas sobre el mar Egeo son increíbles.

6. Cinque Terre, Italia

vp-extemos-cinque-terregenovagerry

En Liguria, donde se sitúa esta zona, es la región de Europa con más alta concentración de cultivos heroicos. El paisaje espectacular nos da una idea de lo difícil que es la vendimia en este territorio segmentado en bancales.

7. Isla de Pantelleria, Italia

vp-extemos-donna-fugata

donnafugata.it

El territorio de esta isla es muy peculiar, por lo cual el cultivo de la vid ha tenido que adaptarse a condiciones de extrema escasez de agua: es el rocío nocturno que se produce con la excursión térmica entre día y noche que asegura la hidratación necesaria a las plantas. El Passito di Pantelleria es el moscatel típico de esta zona.

8. Ribeira Sacra, España

vp-extemos-ri-sacraribeirasacra

Las laderas del río Sil y del Miño cubiertas por bancales de viñedos y los profundos cañones, definen el hermoso paisaje de la DO Ribeira Sacra, un nombre que se debe a la presencia de iglesias y monasterios que se encuentran en este territorio.

9. Costa Amalfitana, Italia

vp-extemos-costa-amalfitanamarisacuomo

Entre los acantilados que se hunden en el mar, cada pañuelo de tierra ha sido aprovechado, a través de una estructura ingeniosamente realizada con el cultivo de árboles frutales, que se complementa con el de la vid.

10. Valle del Douro, Portugal

vp-extemos-dourotheyeatmanhotel

Es una de las regiones vinícolas más antiguas de Europa, un paisaje encantador caracterizado por las “quintas” o bodegas tradicionales, y denominado Patrimonio de la Humanidad por el UNESCO. Los cañones que llegan a un desnivel de 400 metros protegen los viñedos del clima tórrido portugués, dando origen a vinos apreciados en todo el mundo.

 

Tus comentarios en FB

comentarios