Esta bebida “typical Spanish”, para muchos desconocida y para otros todo un clásico, se obtiene mezclando en la misma proporción anís y coñac. ¿Os imagináis si en una película de James Bond éste pidiera a un camarero “anís con brandy, mezclado, no agitado”?

Cuenta una leyenda que para conseguir una bebida de dioses hay que mezclar dos bebidas opuestas: en color, en ingredientes y en sabor. El resultado sería un mágico elixir. Vamos a ver cuáles son los ingredientes de esta famosa mezcla.

Fuente foto: abelvalverde.com

Anís

El anís es una bebida alcohólica que se obtiene de destilar granos de anís de la planta Pimpinella anisum. Fue introducido por los árabes y otomanos que llegaron a tierras europeas, y no tardó en convertirse en todo un clásico dentro de las bebidas espirituosas.

Tiene una elevada graduación alcohólica y un sabor seco, semiseco o dulce a veces, que lo convierte en todo un peligro. Es una bebida muy bien valorada como digestivo, y más de una vez tu abuelo te habrá invitado a tomar uno. Las generaciones más jóvenes prácticamente lo han relegado al olvido y pocos son los que piden un “chupito”, salvo excepciones.

Brandy

Puede confundirse con el coñac, pero no son lo mismo. Es una clase de brandy que debe su nombre a la región de Francia donde se elabora, Cognac. Apareció en el siglo XVIII cuando los viticultores franceses decidieron transformar su vino en aguardiente envejeciéndolo en toneles durante varios años.

Se elabora a partir de tres variedades específicas de uva blanca: Collombard, Folle blanche y Ugni blanc. Los coñacs más apreciados son los que contienen un mayor porcentaje de esta última. Se considera bebida de ángeles y el paso del tiempo lo mejora. Gana en calidad, pero pierde en cantidad debido a la evaporación. A ese proceso se le conoce como “part des anges” o la parte que se llevan los ángeles.

Se ha de beber a temperatura ambiente favoreciendo que el destilado se caliente en la copa para que los aromas y matices sean más pronunciados.

El brandy se obtiene de aguardientes y destilados de vino que se emplean en la elaboración del Brandy de Jerez. Son principalmente de la variedad Airén y Palomino. Para obtener un litro de brandy hay que destilar aproximadamente tres litros de vino. En este caso hablamos del “espíritu del vino”.

Un día alguien decidió mezclar estas dos bebidas y nació el Sol y Sombra

¿Preparamos uno? Ingredientes

  • -½ vaso de anís (dulce mejor que seco)
  • ½ vaso de brandy o coñac
  • Hielo (opcional)

Se sirve en copa de coñac porque permite cogerla con la mano y calentar previamente la bebida para apreciar sus características. Se puede añadir un poco de hielo (que ayuda a rebajar el trago).

Tus comentarios en FB

comentarios