¿Dudas sobre el vínculo entre vino y garaje? ¿Nunca has escuchado o leído alguna noticia de vinos de garaje? Descubramos qué es, quiénes son sus iniciadores y cómo nació el concepto. Aquí te revelamos en qué consiste esta curiosidad.

El mundo del vino es un sector que siempre se reinventa para exaltar su cultura, estilo y valor. Sus protagonistas no paran de sorprendernos y enseñarnos cosas nuevas. En este sentido, vinos especiales se inventaron en la década de los noventa, los vinos de garaje.

¿Por qué la palabra garaje?

El movimiento de los garajistas debe su nombre a Jean-Luc Thunevin. En 1989, el precursor de esta idea original empezó a cultivar una pequeña parcela de apenas una hectárea en el corazón de los famosos viñedos de Saint-Emilion. Con su esposa Murielle Andraud, realizaban la vinificación de sus caldos en el garaje de su propiedad. Así fue como se inventó Château Valandraud, Saint-Emilion Grand Cru. Las primeras botellas fueron inmediatamente respetadas por los críticos.

1-Village-de-SAINT-EMILION-credit-Anne-LantaFuente: Bordeaux Tourisme & Congrès

De esta forma, podemos definir los vinos de garaje como vinos producidos en exiguas cantidades, en sitios minúsculos tal como garajes o talleres, en vez de en una bodega, pero hechos con gran cuidado en las fases del cultivo y de la elaboración del caldo.

¿Cuál es el mensaje de los garajistas?

Burdeos es conocida por sus vinos finos, vinos de guarda muy tánicos que requieren años de envejecimiento en botella antes de ser bebido. Como reacción al clásico vino tinto bordelés y para derogar el principio de los vinos más fuertes, los garajistas desarrollaron un vino más fácil de beber para los que “no entienden” de vinos. Privilegiaron el sabor y el placer del paladar, disminuyendo los rendimientos, seleccionando sólo la fruta madura que proporciona taninos suaves al caldo. Los vinos de garaje son vinos elegantes y afrutados, dotados de un cuerpo sutil, sedoso y fresco. El mensaje del vino de garaje es mostrar que no hace falta disponer de enormes instalaciones para elaborar un vino singular.

En consecuencia, el vino de garaje produjo controversias y recibió reproches de los puristas. Las puntuaciones muy altas del experto estadounidense Robert Parker, no pudieron sino envenenar y prolongar los debates. Château Valandraud, recibió por ejemplo una mejor añada 1995 que PétrusConsiderado como la oveja negra de Burdeos, Jean-Luc Thunevin imagino un vino a su imagen. Él es un “bad boy” (chico malo), como lo apodó el mismo Robert Parker, y decidió contar esta historia a través de la etiqueta. La botella reúne por cierto todos los elementos que representan el personaje y su carácter. Bad Boy caracteriza perfectamente el estilo de sus vinos: complejo, potente y atrevido. La familia crece con el lanzamiento de dos nuevos caldos. De paso por Saint-Emilion, he tenido el placer de descubrir y catar Bad Girl, un vino espumoso, y Baby Bad Boy en una de las tiendas de vino que posee este hombre de negocios en el seno del pintoresco pueblo.

bad-boyFuente: LA WINEista

Los vinos de garaje suelen ser vendidos a precios altos por su rareza y por la moda. Gracias a las guías de vino, han adquirido una gran popularidad entre muchos y algunos se convirtieron en verdaderas perlas raras.

¿Dónde encontrar vinos de garaje?

Otros vinos de Burdeos moldeados en la misma experiencia, aparecieron en el mercado como La Mondotte de Château Canon, La Gaffelière y Marojallia en Margaux. La idea se ha extendido a otras regiones y otros países fuera de Francia. En España, Pingus de Peter Sisseck con D.O. Ribera del Duero, es seguramente el vino más caro del país. Los garajistas también están presentes en los Estados Unidos donde tienen su propio festival de vino desde 2011 en Paso Robles (California). Cada año, decenas de bodegueros artesanales invitan a la gente para presentar sus caldos acompañados de platos locales. La feria atrae a visitantes y amantes del vino procedentes de todo el mundo.

SFArtCoverV1Fuente: The Garagiste Wine Festival

La fama de los vinos de garaje, resulta ser bastante atractiva para apasionados de los vinos especiales y con personalidad. Hasta nos da por soñar que cada uno de nosotros podría hacerse viticultor y producir el vino que le corresponde.

Elaborados como si fueran productos de alta costura, estos néctares impresionan por su concentración y su complejidad. Por no representar los vinos de sus respectivas denominaciones, han transformado las reglas de la esfera vinícola. Nos ofrecen una nueva manera de apreciar el vino.

¿A qué esperar para llenar tu copa y probarlos?

 

* Foto fuente portada: independent

Tus comentarios en FB

comentarios